05 noviembre 2014

El record desnudo, desde el otro lado del espejo

Por Asier Bilbao

Un intento de plagio de los cuentos “El traje nuevo del emperador” de Hans Christian Andersen y “A través del espejo; y lo que allí encontró Alicia” de Lewis Carroll.

Records sobre bicis convencionales: Coppi, Anquetil, Merckx, Boardman y Sosenka
Erase una vez un lugar llamado Planeta del Ciclismo, donde hace varias décadas existieron unos legendarios y nobles caballeros que dominaron un reconocido reinado llamado Record de la Hora. Este reinado otorgaba gran prestigio a quien lo ostentara, así fuera un dominio que durara pocos años. De esta manera reinaron mitos inmortales como Coppi y Anquetil. Hasta que un día apareció en las alturas de la capital azteca un tirano llamado Merckx que arrasó con todos los records de la hora anteriores montado sobre su caballo de acero.

En los años venideros nadie se atrevió a retar ese record. Hasta que a mediados de los 80 se reunió un grupo comandado por varios chamanes de una universidad italiana que darían mucho que hablar en las décadas posteriores, acompañados por especialistas en mejoras tecnológicas. Estos aprendices de brujo lograron “insuflar” un segundo aire a un “caballero de la triste figura” que ya había comenzado sus años de declive. Este caballero de familia de raigambre se llamaba Moser; y con su innovador caballo-tecnológico y su armadura médico-farmacéutico-aerodinámica pulverizó el antiguo record del “caníbal” Merckx.

Records sobre bicis "tecnológicas": Moser, Obree, Indurain, Rominger y Boardman
Pasaron casi 10 años de paz en el Reino de la Hora. Hasta que, sin previo aviso, aparecieron por el horizonte unos inesperados caballeros de la Mesa Redonda. Eran Boardman “el prologuista valiente” y el desconocido Obree, “el genio loco” que creyó haber encontrado el Santo Grial en unas piezas de lavadora, y que con su revolucionaria postura, tumbado sobre el caballo construido por él mismo, osó enfrentarse a todos los gigantes y molinos que se interpusieron a su paso. Los dos se atrevieron a desafiarse y batirse repetidas veces en duelo, logrando superar varias veces el record de Moser.

La aparición en escena de estos caballeros poco reconocidos en el Planeta del Ciclismo provocó que Induráin con su Spada y Rominger, los dos más grandes señores feudales del momento, entraran al campo de batalla del record de la hora con la intención de restablecer el orden en el Reino. Y lograron recuperar esa prestigiosa corona. Destacó sobre todo el helvético, quien adelantó en más de 2 kilómetros la marca anterior con la inestimable ayuda del Señor Oscuro Ferrari; quien años más tarde lograría instaurar su Imperio en el Planeta del Ciclismo a través de un ambicioso gángster gringo. Pero ese es otro cuento.

Cuando La Hora tenía prestigio: Fignon, Roche y Merckx con Rominger
A pesar del revés sufrido, el caballero inglés Boardman no se dio por vencido. Y dos años después, con una postura más parecida a la de los super-héroes de comic que a la de los antiguos caballeros, logró superar en más de un kilómetro el record de Rominger. Tras la tempestad siempre llega la calma. Todo era placidez en el Reino de la Hora. Las batallas de los últimos tres años habían logrado recuperar gran parte de su antiguo prestigio. Pero tras implantarse los controles sanguíneos ningún otro caballero se atrevió a desafiar la última marca establecida. ¿Casualidades del destino?

Hasta que con el cambio de siglo, Humpty Dumpty, que tenía afán de protagonismo y se aburría mucho al otro lado del espejo, saltó del muro a la palestra. Como es el que dicta las normas como le salen del huevo, cambió las reglas del Record de la Hora. Y de un plumazo anuló todos los records posteriores al “caníbal”. La excusa que puso fue que el Reino de la Hora se había convertido más en un record tecnológico que de reales condiciones físicas humanas. Prohibió prácticamente todos los adelantos, que hacían que los nuevos caballeros se parecieran más al “octavo pasajero” que a los antiguos caballeros andantes. Y de esta manera partió en dos reinos diferentes el reinado de la hora. Al record “artesanal” lo llamó Reino de la Hora Oficial UCI. Al record “tecnológico” tuvo la lamentable idea de denominarlo Reino del Mejor Esfuerzo Humano UCI y arrinconarlo a un plano secundario. Para no enloquecer intentando comprender esas nuevas leyes y nombres, en el imaginario del populacho-aficionado el reinado de la hora quedó simplificado y dividido en el record de Merckx y el record de Moser (en posesión de Boardman).

Pasaron los años y este reinado que antes brillaba con luz propia fue cayendo en el olvido. Apenas se produjeron dos intentos de conquista del record más prestigioso, como era el de Merckx; logrando superarlo con mucho esfuerzo y pocos metros por el ya famoso caballero británico Boardman y un gigante y desconocido lancero checo llamado Sosenka.

Adivine cuales son las bicis "no modificadas" y las "modificadas"
Como Humpty Dumpty siempre es ávido de protagonismo y sobre todo de monedas de oro, hace poco decidió contratar un sastre para que le confeccionara un “nuevo traje a la medida” para el otrora legendario Reino de la Hora, con la intención de revivirlo. Este traje, aparentemente nuevo, consistió en cambiar otra vez las normativas para permitir que se pudieran utilizar de nuevo los caballos tecnológicos y las armaduras sofisticadas. Pero ahora “disimuladas” con excusas tan absurdas como: “no se pueden utilizar cubre-zapatillas aerodinámicos; pero sí se pueden utilizar cascos aerodinámicos” o “no se pueden llevar los brazos rectos o recogidos sobre el pecho; pero sí está permitido utilizar la postura de apoyo de brazos sobre el manillar hasta cierto ángulo (ángulo que dicta Humpty Dumpty por supuesto)” o “se pueden usar ruedas lenticulares; pero no se pueden usar ruedas delanteras más pequeñas que las posteriores”, etc. Y como Humpty Dumpty dictamina también sobre la semántica, a estos artilugios tuvo la poca vergüenza de llamarlos... ¡“bicicletas no modificadas”!

La muy evidente y poco disimulada intención con este “traje nuevo para el Record de la Hora” fue la de ofrecer mayores facilidades de éxito publicitario a las más poderosas empresas hípicas dedicadas a vender caballos tecnológicos. Para que sus mozos de cuadra y monitores de equitación (que no caballeros) se animaran a desafiar, aunque fuera “en desigualdad de condiciones”, a los antiguos reyes de la  especialidad.

Y ahí sí nos perdimos nosotros los súbditos, la plebe del ciclismo. Porque no hay mente humana en su sano juicio que comprenda estos nuevos cambios en las normas cambiadas hace pocos años que dejan la normativa casi igual que antes de esos cambios pero que no reconoce los records registrados con aquellas normativas que son prácticamente idénticas a las actuales. ¿Quizás el problema es que somos tan estúpidos e ineptos como para no ver que el "traje nuevo" es estupendo y le sienta de maravilla al record de la hora?

Los dos últimos "supuestos records"
Así fue que Humpty Dumpty fue llenando sus arcas mientras firmaba certificados de nuevos Reinados de la Hora a quien quisiera desfilar con ese "traje nuevo"; ya fuera el jinete Voigt, el herrador Brändle o el siguiente que pasara por caja. En poco tiempo logro convertir una modalidad muy seria y de gran prestigio en el siglo pasado, en un circo sin otro sentido diferente al comercial. Pero a pesar de esto todas las personas que vivían a cuenta, alrededor y cerca del planeta Ciclismo estaban felices y sonrientes. Los periodistas-voceros-mensajeros-juglares-trovadores alababan las nuevas normativas porque de esa manera tenían “algo nuevo” de que informar, las marcas punteras de fabricación y venta de caballos a pedales se frotaban las manos ante la oportunidad única de mostrarse en todos los “tablones de anuncios” de los diferentes reinos mundiales...

A pesar del bombardeo mediático durante el desfile de todos estos supuestos records, ante la evidencia de la farsa publicitaria que estaban presenciando, todos los aficionados murmuraban en voz baja:
- Toda esta parafernalia huele a estafa. Si los records del cucho alemán y el muchacho este austriaco son válidos también lo deberían ser los de Obree, Induráin y Rominger.
- Estoy de acuerdo. Porque no hay ninguna diferencia tecnológica apreciable entre ellos.

Pero nadie osaba decir nada. Todos los lambones voceros del Planeta del Ciclismo exclamaban ante las nuevas marcas y las magnificaban a los cuatro vientos; y adulaban y hablaban maravillas de los sastres que confeccionaron el "nuevo traje del record"; por miedo a parecer unos tontos al no apreciar las "enormes diferencias" existentes entre los caballos de mediados de los 90 comparados con los de ahora.

Y por ninguna parte aparecía el niño que se atreviera a llamar a las cosas por su nombre y gritar en voz alta y comprensible lo que todos los aficionados al ciclismo estábamos viendo:
- ¡El Record de la Hora está desnudo! ¡Estos records son un fraude!
- Shhhhh... Silencio.
- ¡Esto es un engaño! ¡Los registros que lograron Voigt y Brändle pueden ser considerados “mejores marcas personales” o como mucho “records nacionales”! ¡Pero no batieron ningún record de la hora! ¡Que les devuelvan los records a Boardman y Sosenk...ggmmmppffff...
- Calla mocoso. No nos jodas el show-bussines.

Quizás en unos años, cuando el devaluado record de la hora ya no interese a nadie, Humpty Dumpty decida de nuevo cambiar las normativas y eliminar todos los registros para comenzar desde cero. Quién sabe.

La moraleja de todo este cuento
Viendo el circo comercial que montó la UCI con el Record de la Hora está claro cuáles son los verdaderos records existentes en la actualidad; y por lo tanto cuáles son las marcas a batir. Los records de la hora reales están en posesión de:

- Record "artesanal" de Merckx: Ondrej Sosenka con 49.700 km.
- Record "tecnológico" de Moser: Chris Boardman con 56.375 km.

Si la UCI quiere ofrecer realmente algo nuevo podría organizar un desafío de record de la hora simultáneo entre los tres mejores contrarrelojistas de la actualidad. Bradley Wiggins en el velódromo de Manchester, Tony Martin en Alemania y Fabián Cancellara en Suiza. Con todos los adelantos tecnológicos al alcance de la mano o con cero adelantos tecnológicos. Un espectáculo nunca antes visto que atraería a muchísimas personas y medios de comunicación de todo el mundo.

3 comentarios:

  1. Muy bueno!!! ..... gracias por el articulo :)

    ResponderEliminar
  2. Julian Serna23/6/16 12:20

    Por otra parte la UCI tampoco reconoce los records de las bicicletas "recumbent" de posición sentado del ciclista, son sin duda más rápidas que todas las otras bicicletas convencionales.

    ResponderEliminar
  3. "Si la UCI quiere ofrecer realmente algo nuevo podría organizar un desafío de record de la hora simultáneo entre los tres mejores contrarrelojistas de la actualidad. Bradley Wiggins en el velódromo de Manchester, Tony Martin en Alemania y Fabián Cancellara en Suiza. Con todos los adelantos tecnológicos al alcance de la mano o con cero adelantos tecnológicos. Un espectáculo nunca antes visto que atraería a muchísimas personas y medios de comunicación de todo el mundo."
    ¡Sería Fenomenal!

    ResponderEliminar