09 agosto 2014

Alto del Piojo, el “Escoberito” vallecaucano

Texto y fotografías: Carlos Alberto Arango

La exigencia de las rampas del "Escoberito" es evidente
Junto a los puertos de Dapa y La Cumbre, el ascenso al Alto del Piojo, en la carretera Vijes-Villamaría es uno de los tres altos de montaña más difíciles de la cordillera occidental en el Valle del Cauca. Entre los ciclistas vallecaucanos este puerto es más conocido como “El Escoberito”, en remembranza al mítico puerto antioqueño.

Nuestro lugar de partida es cerca al municipio de Vijes, 31 kilómetros al norte de la ciudad de Cali por la vía Panorama. Esta tranquila población de menos de 10.000 habitantes que viven de la agricultura y la ganadería es testigo de la angustia y el dolor que cada pedalazo causa a los ciclistas cuando enfrentan rampas de hasta el 18% de inclinación. Un asfalto en excelentes condiciones y una carretera poco transitada dan las condiciones perfectas para una batalla entre la fuerza de la gravedad y nuestro propio peso. La inclinación y dureza de muchas de las rampas hace recomendable ir lo más rotado posible, empleando un plato de 34 dientes con un piñón de 25 o mayor. Recordemos que Rigoberto Urán subió el escarpado Angliru en la pasada Vuelta a España con un piñón del 27.

Nuestro altímetro empieza a contar cada metro de este ascenso en el puente que cruza el río Carbonero (1010 msnm), al cual llegamos por la carrera 5ª después de pasar la plaza principal. El primer kilómetro de este puerto marca una pendiente promedio del 11%, con una rampa de más del 16% que nos da la bienvenida en los primeros 200 metros. El segundo kilómetro es el más suave de todo el ascenso, promediando un 8.7% y presentando dos curvas en herradura seguidas y con rampas del 10%, 12% y 13%. En la transición entre los kilómetros 2 y 3 se encuentra una zona de recuperación con pendientes entre el 4.5% y el 7.5%. El tercer kilómetro es relativamente recto registrando un promedio del 10% de inclinación, con una rampa memorable del 18%. Pasando al cuarto kilómetro el río Vijes es testigo de nuestra desesperada respiración buscando oxígeno que nos ayude a sostener un ritmo cardiaco más allá del umbral aeróbico. En el cuarto kilómetro, el de mayor pendiente media, la carretera se hace más sinuosa y marca una inclinación promedia del 11.5%. Una primera curva corta y abierta marca la mayor inclinación de este recorrido con un 18%. La segunda curva de este cuarto kilómetro empieza con un respetable 11% pero se sale de ella con una pendiente de menos del 4%, un respiro necesario antes de empezar dos curvas consecutivas (la segunda en herradura) con una rampa de 300 metros entre el 11 y 14%. El kilómetro 5, a pesar de que tiene una pendiente promedio del 9%, tiene rampas del 16% en sus primeros 100 metros. En el kilometro 4.6 se encuentra otro descanso en un tramo relativamente recto con pendiente promedio del 5%. Este descanso se da antes de empezar un trayecto donde la carretera se hace muy sinuosa e inclinada al acercamos al último kilómetro del recorrido. El kilómetro 6 también tiene una inclinación promedia del 9% con una carretera con varias curvas en herradura. Aunque tiene rampas que fluctúan entre el 15 y el 16% de inclinación, tiene también trayectos con inclinaciones inferiores al 4% justo antes de empezar las últimas rampas, las cuales tienen una pendiente que fluctúa entre el 7 y el 11%.

El final de este puerto está dado por el fin del pavimento, alcanzando una altitud de 1603 metros. La carretera destapada continúa ascendiendo hasta los 1850 metros de altura y luego descendiendo hasta la vereda de La Rivera, donde se puede tomar camino a La Cumbre (izquierda) o al alto de Los Toros (derecha) en la carretera que va de Buga al Lago Calima.

La altimetría del alto del Piojo. Por la dureza de sus rampas y una inclinación promedia de practicamente el 10% podríamos catalogar el ascenso entre Vijes y Villamaría como un puerto de 1ª Categoría. Si la carretera estuviese pavimentada hasta el paso de La Julia, brindando a los ciclistas de ruta 8.8 kilómetros con un desnivel de 840 metros para marcar un promedio de 9.5% de inclinación; seguramente dejaría de ser apodado “El Escoberito”.

La plaza central de Vijes, punto de partida
En el 2º Km. de este durísimo ascenso
Dificil rampa del 18% a mitad de recorrido
Se sube mucho tiempo parados sobre los pedales...
... y con todo el desarrollo metido
Vista de la parte final de la sinuosa subida
Termina el pavimento y llegamos a la meta

5 comentarios:

  1. gracias por incluir este puerto en su blog, es un puerto durisimo de principio a fin. pero desde el km.3 hasta el final en el km. 6 se hace demasiado duro por las rampas y las casi nulas zonas de descanso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigos. De no ser por ustedes no habría conocido ni subido ayer este puerto de mi tierra natal en estas vacaciones de fin de año. Espero volver a subirlo pero arrancando en Vijes, pues me aventuré desde Buga pero esos 35 km previos gastan energías necesarias para afrontar este duro puerto con mejor ritmo. Patios en Bogotá es un paseo al lado del Alto del Piojo. De nuevo mil gracias y sigan publicando nuevos puertos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, no me quedé con las ganas de subir desde Vijes. Le pude bajar 5 min, me perdonarán el tiempo globero de 37 min. En unas próximas vacaciones espero subirlo otra vez. Hasta pronto y gracias!

    ResponderEliminar
  4. Lo subí en las vacaciones pasadas, saliendo desde el sur de Cali y pedaleando muy conservadoramente hasta el municipio de Vijes, en vista de lo que anunciaba la altimetría. Ascenso muy duro, lo subí en 34X23...todo un reto, pero iba demasiado forzado. Volveré pero solo con corona de 25 al menos.

    ResponderEliminar