07 junio 2009

Alto del Águila, un puerto “in crescendo”

El Águila por Pacho es todo un Fuera de Categoría
La subida a este puerto comienza nada mas salir de Pacho, por la carretera que comunica esta localidad con Zipaquirá, al noroeste de la sabana bogotana. La carretera se encuentra en buen estado, con algún tramo corto de 10-20 metros descarnados. Esta larga ascensión se caracteriza por sus pendientes constantes, sin grandes porcentajes, y con pocas y muy cortas zonas de descanso. La exuberante vegetación nos va a acompañar todo el rato por una serpenteante y entretenida carretera.

Podremos observar como va cambiando mientras vamos ganando altura. Desde los plátanos, mandarinas y demás plantas típicas de la Tierra Templada del principio, pasando por los pastizales y plantaciones de coníferas hacia mitad de puerto, y alcanzando el húmedo bosque de niebla andino de la parte alta. Los primeros kilómetros al 5-7% nos servirán para ir calentando las piernas. A partir del kilómetro 12, de forma apenas perceptible, se endurece la pendiente, manteniéndose durante los siguientes 8 kilómetros entre el 6.5-8%.

Donde si lo notarán nuestras castigadas piernas, pues llevamos ya, casi sin darnos cuenta 20 kilómetros de ascensión, es cuando lleguemos a ese punto a falta de dos kilómetros donde podemos ver lo poco que nos queda. Es en ese último esfuerzo de kilómetro y medio, donde la pendiente alcanza el 9% con cortas rampas al 11-12%, cuando nos daremos cuenta de que estamos a punto de coronar un puertazo.
Como se puede apreciar en la altimetría del Alto del Águila la pendiente y la dificultad van aumentando a medida que se acerca la cima. Por coeficiente de dificultad podemos considerarlo un alto de Categoría Especial con todo merecimiento.

El inicio a la salida de Pacho
La carretera se encuentra en perfecto estado
Vamos ganando altura entre paisaje de potreros
La niebla es compañera habitual
En la zona de herraduras...
... despues de pasar mitad de puerto
El paisaje es de color verde
Una fina lluvia moja el pavimento
En la última parte la pendiente aumenta considerablemente
Una rampa corta al 11%
Vista del tramo final desde el alto

4 comentarios:

  1. Actualmente hace falta de mantenimiento vial principalmente en los últimos km que precisamente son los más duros que obligan a cambiar de ritmo. Entre marzo y agosto la neblina es bien tenaz y hay que tener mucha precaución. Efectivamente después de la mitad del recorrido pareciera otro puerto no solamente en el % de la pendiente sino en el paisaje, esto también obliga a meter otro desarrollo en la bici para no perder cadencia

    ResponderEliminar
  2. Agosto 7 de 2016. Siguiendo las instrucciones hice este fabuloso puerto. En la mitad del recorrido ráfagas de viento muy fuertes que debilitan aún más. Últimos kilómetros duros y la carretera al final tiene pequeñas zonas dañadas, transitables, que lo hacen más duro para llegar a la cima. Me llamó la atención la poca afluencia de ciclistas.

    Gracias por la guía.

    Jorge E. Hernández N.
    www.RuedaLibre.club

    ResponderEliminar
  3. Hoy hice el recorrido entre Zipaquirá y el alto del Águila. Me encantó. La cartera no es muy buena por lo que es un poco traumática para las bicicletas de ruta. Subi muy moderado por no conocerla y guardar fuerza. Hora veinte de ascenso. El primer puerto es más duro, 30 minutos. Luego son diez u once repechos de moderada exigencia. Muy agradable.

    ResponderEliminar
  4. Ayer la hice de Zipaquirá a Pacho y viceversa. Muy chévere, todo el recorrido es pedaleable, los últimos kilómetros desde Pacho definitivamente los más duros, pero termina uno feliz cuando lo corona

    ResponderEliminar