22 noviembre 2013

El Limonar, tenemos un “Monte Zoncolán” en Colombia

La subida al Limonar es la más dura de Colombia
No es la Loma del Escobero. Tampoco es Las Palmas por la Loma de Los Balsos. Ni siquiera es La China. El Puerto con letras mayúsculas, el alto más duro del Valle de Aburrá, se llama El Limonar.

Lo habíamos visto hace tiempo en google earth. Era ese color inconfundible del gris del asfalto haciendo “eses” loma arriba lo que nos llamó la atención. Los datos que pudimos obtener de internet eran terroríficos. Sabíamos que desde aquel momento nuestra suerte estaba escrita. Y que tarde o temprano, cual tragedia griega, deberíamos afrontar nuestro destino. Finalmente, tras demasiado tiempo sacándole el cuerpo, nos atrevimos a ir hasta allá y subirlo. Para eso montamos unos desarrollos especiales que nunca antes habíamos usado en nuestras bicis. De esta manera salimos hacia Girardota, al norte de Medellín, con la tensión previa a las grandes citas metida en el cuerpo; intentando distraernos por el camino con conversaciones intrascendentes para olvidarnos del nudo que teníamos en el estomago.

La entrada al Limonar está al lado de un puente que cruza la autopista Medellín-costa Caribe, viniendo de Girardota hacia la capital antioqueña. Tras revisar que todo el instrumental estuviera en orden (altímetro, inclinómetro, cámara, cambios de la bici) y echar la obligada "orinadita del miedo" comenzamos subiendo en dirección a la vereda Portachuelo. La carretera es siempre muy estrecha. Caben justos un carro y una bici, por lo que debemos aorillarnos bien y extremar precauciones cuando nos cruzamos con los pocos vehículos que suben y bajan por esta vía. Tras unos primeros metros suaves, de entrada nos recibieron 600 metros al 13.5% como aviso para nuestras piernas de lo que nos esperaba. Luego de un descanso nos hundimos en un tramo de 6 durísimos kilómetros al 13.28% de pendiente media sin apenas momentos de tregua. Las zonas de descanso en todo el ascenso, si es que un tramo del 10% puede considerarse descanso, son muy cortas. Unas rampas arriba del 20% entre pequeñas fincas abren el paisaje antes de desembocar en una serie de inagotables curvas de herradura que serpentean ladera de la montaña arriba. Contamos hasta 29 curvas de herradura en todo el ascenso.

La subida se nos hace durísima, pero cuando los músculos de nuestras piernas se acostumbran a la tensión del esfuerzo y aprenden a coger el ritmo más adecuado, paradójicamente comenzamos a disfrutar del esfuerzo que estamos realizando. Al mirar hacia el valle que estamos dejando abajo, enseguida nos damos cuenta de que ganamos altura con facilidad. Algunos perros-tifossi salen de las fincas "a animarnos", y sus ladridos demoran en desaparecer por lo lento que resulta subir pendientes permanentes por encima de los dos dígitos. Vamos dejando atrás rampas y más rampas, sorteando con cuidado varios cortos tramos de entre 5 y 10 metros de carretera destapada.

En el kilómetro 5 de subida la carretera se une en una cerrada curva de herradura a la variante occidental de El Limonar, un kilómetro más larga y ligeramente más suave que la que estamos ascendiendo. Esta variante de ascenso comienza unos pocos cientos de metros más al occidente del punto donde empezamos a subir nosotros, pero no está en tan buenas condiciones y en estos momentos se encuentra en obras en el primer kilometro.

Tomamos en el cruce a la derecha y afrontamos los últimos tres kilómetros y medio, en un aéreo ambiente de potreros de alta montaña, muy parecido a los que podemos ver por TV en las grandes etapas de montaña del Giro o del Tour. Unas bellas y empinadas herraduras nos arrojan a un durísimo tramo de 80 metros de carretera destapada en una rampa al 18%. Pero enseguida la carretera vuelve a estar en perfecto estado. Lo que se agradece porque al lado derecho hay un profundo barranco desde donde se aprecia el valle de Aburrá de norte a sur. Luego de un pequeño descanso al 8% podemos ver enfrente, encima de nuestras cabezas, lo que nos queda aún por subir en el kilometro y medio final. Y de una afrontamos el kilometro entero más duro de toda la subida; bastante rectilíneo, al 14.8% de pendiente media y con varios picos de hasta el 18%. Con el cansancio que llevamos acumulado nos retorcemos sobre el manubrio solo por mantener la dignidad de no poner pie a tierra. En los últimos metros ya vemos el final entre casas. Ahora solo nos queda un tramo del 8 y el 10% que lo disfrutamos mucho. Cuando por fin coronamos el alto somos conscientes que acabamos de subir un autentico puertazo. Uno de los altos más duros de Colombia, y por qué no, del mundo. Una gran alegría nos invade. La satisfacción de superar un reto como El Limonar es enorme. No todos los días sube uno puertos de 495 puntos de coeficiente de dificultad APM.

¿Tendremos algún día la fortuna de ver esta durísima y bellísima subida en alguna de las carreras ciclistas profesionales más importantes de nuestro país? En nuestra opinión, publicitándolo adecuadamente, seria todo un hito a nivel internacional. Solo es necesario tener voluntad para ello. Y no sería necesario un gasto excesivo para acondicionar los cortos tramos destapados que tiene El Limonar. Este alto también se podría usar como puerto de paso, subiendo los primeros 5 kilómetros de la variante oriental y descendiendo por la variante occidental para terminar en lo alto de la cercana La China.

Para el descenso recomendamos tomar las debidas precauciones, por la pendiente, la estrechez de la vía, las constantes curvas y los tramos destapados.
Esta es la altimetría de la subida a El Limonar por su variante más exigente, la oriental. En resumen son 8.53 kilómetros con unos brutales porcentajes del 12.83% de pendiente media para llegar al punto más alto pavimentado de la carretera que llega hasta la vereda Holanda Alta. Es un puerto similar al Monte Zoncolán italiano, aunque de menor dificultad. También se puede comparar con el Angliru español (aunque El Limonar no tiene ese kilómetro matador al 17.5%) o con el Kitzbüheler Horn austriaco.
Mapa de situación de El Limonar
Los primeros rampones aparecen nada más comenzar
La carretera siempre es estrecha...
... y las rampas son constantes
Superando una de las 29 curvas de herradura
Ganamos altura con facilidad...
...pero con mucho esfuerzo
En la curva del cruce con la variante occidental
La carretera parece querer subir hasta el cielo
El paisaje es parecido a los "passos" del Giro de Italia
El Limonar nos pareció un alto muy bonito...
... que apenas nos da momentos de tregua
Una escénica curva de herradura
En la zona más aerea del ascenso...
...con el barranco a la derecha
Disfrutando el sufrimiento
Al 15% en el kilómetro final
Superando las últimas rampas
En la curva de alla abajo comienza el kilómetro al 14.8%
En la cima con Gustavo Duncan senior, nuestro particular Cyrille "Napoleón" Guimard

12 comentarios:

  1. Gracias gustavo por compartir estos puertos poco conocidos y esas imagenes tan bellas de nuestra tierra antioquena, quea pendiente para que la subamos juntos.

    Juan carlos Cuervo (urrao)

    ResponderEliminar
  2. estos amigos son increibles , estos retos hay q hacerlos }, invito a mis panas venezolanos para q vengan e intentemos hacer unos cuantos coles de colombia siempre rudos pero apacionantes

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones Gustavo y Assier por darnos a conocer este coloso!
    con el Limonar se tiene un escenario de práctica de tal magnitud como los que Uds. mencionan tan necesario para que nuestros corredores puedan entrenar y competir en Europa.
    Con semejante % de inclinación supongo que se necesita un desarrollo por debajo de 2,5 m en la relacion piñon/plato
    saludos

    ResponderEliminar
  4. la próxima vez que visite Medellín me llevo la bicicleta y la subo, sera genial y duro. gracias por esta altimetría y saludos a los webmaster

    ResponderEliminar
  5. Es un coloso bastante llamativo para templar los músculos. No creo que la organización de los 2 eventos ciclísticos de nuestro país más reconocidos tenga muy pronto estas altimetrías presentes. Eso esta muy lejos de poder verlo.

    ResponderEliminar
  6. la ruta en strava http://www.strava.com/activities/178015561

    ResponderEliminar
  7. Porque parte se sube uno exactamente.
    Que tal es la seguridad?

    ResponderEliminar
  8. buenas noches los felicito por tan interesante anecdota...me gustaria saber... tienen un acerca de la subida a salento en el dpto del quindio? creo q tambien es merecedora de una cronica como esta...saludos desde ibague,pdta: no han pensado en hacer o programar "salidas" COLECTIVAS a los puertos o lugares que aparecen en este blog¿?

    ResponderEliminar
  9. Buenas tardes,

    Les felicito por tan interesante blog, leyendo me encontré con esta frase: "Con el cansancio que llevamos acumulado nos retorcemos sobre el manubrio solo por mantener la dignidad de no poner pie a tierra" y me sentí por momentos subiendo al Picacho o la durisima tachuela de Curos en Santander; intentando mover el 42X25 de mi "bicicleta retro-vintage".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. me dieron ganas de subir. gracias

    ResponderEliminar
  11. hay otro limonar en copacabana. es mas duro, mas empinado casi tan largo. es desde la principal hacia oriente buscando la medellin bogota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tiene las indicaciones para llegar, y es en mountain bike o en ruta ?

      Eliminar