12 mayo 2009

Alto de La Línea, el “Stelvio” colombiano

Magnífica vista de la Línea a 2km. de la cumbre
En la carretera que une Armenia e Ibagué, capitales de los departamentos del Quindío y Tolima respectivamente, se encuentra el paso de montaña por excelencia de Colombia: el Alto de La Línea.
 

En esta ocasión nos toca subirlo por su vertiente más exigente, la que sube desde Calarcá hasta los 3265 metros de su cumbre. Sabemos de su dureza porqué las veces que lo hemos subido y bajado en carro o en bus nos han impresionado sus rampas. Pero ahora es distinto; tenemos que superarlo con nuestro propio esfuerzo y surgen algunos temores ante lo que nos espera. Por eso vamos bien surtidos de desarrollo en las bicis (hasta un 30x26), lo cual nos ayuda sicológicamente a afrontar el coloso.
 

Comenzamos la ascensión en la rotonda a las afueras de Calarcá. Los duros primeros kilómetros al 8-9% ya nos avisan sobre lo que nos espera y los tomamos con calma. Subimos rodeados de plantaciones cafetales y plataneras, con magníficas vistas de los valles típicos del Eje Cafetero. La carretera de doble carril es amplia y tiene suficiente arcén como para no temer a las ruidosas tractomulas que nos pasan de vez en cuando. Tras un par de bonitas curvas de vaguada entramos en una zona que se mantiene constantemente entre el 6-8% hasta mitad del puerto, donde encontramos el único descanso antes de entrar en “el infierno”.

Como gritan los locutores en las transmisiones de radio de la Vuelta a Colombia: ¡¡Comienza Cansaperros!! Aún se recuerda como en la edición de 1989, un muchacho de tan solo 21 años llamado Oliverio Rincón reventó en este tramo a todo un Fabio Parra recién llegado de hacer segundo en la Vuelta a España.
 

En estos 11km finales la pendiente es constante. No baja del 8.5% mas que en un corto descanso entre las dos últimas curvas de herradura, con varios tramos largos al 10% y rampas de hasta el 13%. Por si fuera poca la dureza, el viento, muy frecuente en La Línea, nos da de cara, aunque por suerte sin demasiada intensidad. Pedalada a pedalada vamos saboreando la ascensión. En las herraduras y curvas la pendiente se acentúa notablemente, pero las bellísimas vistas de la montaña a nuestra izquierda nos hacen olvidar la fatiga. Además, el saber que estamos escalando un puerto mítico del ciclismo colombiano, donde legendarios escarabajos como Cochise Rodríguez o Lucho Herrera han realizado gestas inolvidables y han sufrido tanto o más que nosotros, hace que el esfuerzo que estamos realizando nos parezca hasta agradable. A falta de 2 km. para la cima el trazado de la carretera pasa por el filo de la montaña, con espectaculares abismos a ambos lados. Un último esfuerzo y pronto coronamos. Los 500 metros finales son muy suaves y podemos disfrutarlos comentando nuestras sensaciones. La unanimidad en cuanto a lo que nos ha parecido La Línea es total: ¡Esto es un puertazo!
La altimetría y coeficiente APM lo dicen muy claro. La Línea lo tiene todo para entrar de lleno en la categoría de Puerto Especial: longitud, altitud, desnivel, pendiente media, rampas máximas, belleza, leyenda... Aguanta perfectamente la comparación con los míticos cols franceses de La Madeleine sur, la Croix de Fer por el Glandon, el Mont Ventoux. O las vertientes este y oeste del imponente Passo dello Stelvio, en Italia.
Los primeros kilómetros los tomamos con calma
El paisaje típico cafetero...
... de las montañas del Quindío
Tras superar "cansaperros"...
... tenemos una sucesión...
... de bonitas curvas de herradura...
... que quedan atras con esfuerzo
Los últimos 10km...
... son realmente duros...
... y con rampas constantes
Panorámica de la parte alta del ascenso
Hasta los carros se recalientan y sufren en La Línea
A cada pedalada nos falta menos para alcanzar la cima
Se suceden las curvas...
... y las rampas por encima de los 2 dígitos
El paisaje es de alta montaña
En el último kilómetro de La Línea
Los últimos metros suavizan mucho y los podemos disfrutar
Celebrando la hazaña de la cumbre

1 comentario:

  1. Rodrigo Rojo16/4/14 12:38

    Hola amigos.
    Hace tres años subí el Stelvio x los dos lados, entre otras cuestas. Puedo decirte que es justo un intermedio entre ambos lados. La lado grande del Stelvio tiene 25 kms. y 1,800 mts de desnivel. ¿es el más alto de Colombia?. Me parece que hay uno llamado "roque de los muchachos" que está entre las más difíciles del mundo.

    ResponderEliminar