11 septiembre 2014

Santa Rosita, desde el Cañón del Chicamocha hasta el páramo de Guantivá

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

Sobre el cañon del Chicamocha, entre Soatá y Susacón
El ascenso del paisajísticamente bello y variado alto de Santa Rosita comienza desde Puente Pinzón, sobre el río Chicamocha. Es un largo recorrido que vale la pena realizarlo en bicicleta para disfrutar del imponente cañón del Chicamocha y del contraste de paisajes de esta hermosa región ubicada al norte del departamento de Boyacá. El comienzo de la subida está ubicado a 123 kilómetros de Tunja, desde donde debemos tomar la carretera central del Norte que conduce hacia la Sierra Nevada del Cocuy, pasando por Paipa, Duitama, Santa Rosa de Viterbo, el alto del Portachuelo, Cerinza, Belén, el alto de Canutos, el valle de Tutazá y el páramo de Guantivá. La carretera está en muy buenas condiciones de pavimentación, con sólo un corto tramo destapado de 200 metros después de Susacón, que en estos momentos se encuentra en reparación.
La longitud total de este extenso puerto es de 44 kilómetros donde vamos a ascender 1890 metros de desnivel y a sentir las diferencias de temperatura de tres pisos térmicos. Comenzando en clima templado a casi 25ºC sobre los 1360 metros a nivel del río Chicamocha, hasta Soatá a 1964 metros; luego en clima frío al paso por Susacón sobre 2463 metros y una temperatura de 16ºC, para terminar en el páramo a 3250 msnm y 10ºC de temperatura.
La subida podemos dividirla en tres zonas, de forma similar a los pisos térmicos. La primera que incluye un premio de montaña de segunda categoría (103 puntos de coeficiente APM) con 10 kilómetros en ascenso constante al 6% que va hasta Soatá. Comienza en Puente Pinzón en el mismo sitio donde inicia su ascenso el alto de La Uvita, sólo que en esta ocasión el recorrido lo hicimos en la dirección opuesta, al otro lado del puente sobre el río. El sofocante calor y la humedad son los determinantes de este primer tramo, de ahí que es importante asegurarnos con una buena hidratación. Debido a que el paisaje es abierto y semi-desértico, con escasos árboles que nos protejan, se recomienda una buena protección solar. Durante la mayor parte de esta primera zona vamos a tener una magnífica vista del profundo cañón del Chicamocha y de la carretera que por la ladera opuesta de la montaña asciende hacia Boavita y La Uvita, que de forma similar a la que ascendemos es sinuosa, revirada y bien entretenida, con algunas herraduras y rampas cortas entre el 10 y 13%. La mayor inclinación de este primer tramo se encuentra entre los kilómetros 6 y 10 al 6.5%, con 1 kilómetros al 7.2%, tramo que debemos afrontarlos con prudencia considerando la distancia que nos falta aún para culminar el ascenso.
Finalizando el kilómetro 10 empezamos la segunda zona del recorrido que inicia con 3 kilómetros en semi-plano mientras atravesamos Soatá, una población conocida como la capital de la Provincia del Norte. Su gastronomía incluye el famoso y exquisito “cabrito sudado” y una variada dulcería a base de dátiles. Aquí podemos avituallar especialmente líquidos, pues ese arranque desde Puente Pinzón nos puede dejar sin reservas. A partir del kilómetro 13 se vienen 7 kilómetros al 4.7% en ascenso constante con algunas rampas cortas entre el 10-11%. En este tramo vamos dejando atrás el hermoso paisaje del cañón y empezamos a ver el cambio de la vegetación típica de clima frío y así mismo sentimos el descenso de la temperatura. Hasta el kilómetro 20 hemos completado un puerto de primera categoría con 158 puntos APM. Luego de este punto viene el único tramo de verdadero descanso, que son 3.5 kilómetros en franco descenso que nos permiten dejar de pedalear, comer algo y recuperar fuerzas tras la fatiga muscular acumulada. Estamos a la mitad del recorrido y avistamos a lo lejos las cúpulas de la iglesia de Susacón.
De repente se nos acaba el descanso y nuevamente empezamos a ascender pero suavemente durante 3 kilómetros. A la mitad del kilómetro 27 encontramos el último y corto descenso de todo el recorrido. Finalizando el kilómetro 28 empieza la tercera zona, lo que podríamos llamar la parte final de este puerto, que son 16 kilómetros al 5.1%. Debemos verificar nuestras provisiones de líquidos y comida porque en esta parte son escasos los sitios para abastecerse. Nos abrigamos con ropa porque el frio que viene del páramo ya se siente. Apenas nos despedimos de Susacón afrontamos un kilómetro al 7.3% de inclinación. Sin embargo la pendiente se mantiene hasta el final entre el 4 y el 6%, con algunas rampas al 10 y 11%.
En el kilómetro 38 pasamos por el sector conocido como “árbol sólo”, donde hay tiendas y estaderos. Aquí la altura ya empieza a rondar los 3000 msnm y nuestro pedalear se torna acompasado debido al cansancio acumulado. Pero la inmensidad de la vista que nos rodea lo vale todo. Avistamos a los lejos la parte final del recorrido donde avanzamos por la ladera de las montañas, entre eucaliptos, disfrutando de un hermoso paisaje que lo compone un pequeño cañón formado por el rio Susacón y algunas viviendas campesinas. Llegamos al monumento de la virgen María (una persignación si lo desea) y echamos la vista atrás. El paisaje que dejamos a nuestra espalda se convierte en una hermosa despedida. En días despejados se alcanzan a ver los nevados de El Cocuy. Unos metros más adelante alcanzamos el alto de Santa Rosita, a 3250 de altitud.
Lo que sigue adelante es la recomendable travesía del hermoso valle de Tutazá, adornado con grandes frailejones, hasta el alto de Canutos, distante a 29 kilómetros de este punto.
La altimetría del alto de Santa Rosita. Este largo puerto, con un coeficiente APM de 311 puntos, se considera de Categoría Especial y podría hacer parte de alguna etapa de la Vuelta a Colombia o el Clásico RCN con final en Duitama; esto supondría unos 120 kilómetros y 2350 metros de desnivel.
Mapa de ubicación del ascenso a Santa Rosita
Puente Pinzón sobre el río Chicamocha
En los primeros Km, con una pavimento excelente
Abajo la carretera de subida y en la ladera opuesta la ruta a Boavita
En la primera parte el ascenso es constante al 5-7%
El árido y semi-desértico paisaje del Chicamocha
Al paso por la plaza de Soatá
Camino a Susacón el paisaje se vuelve más verde
Al fondo, encima de las cúpulas de Susacón, está el alto de Santa Rosita
El profundo cañon del Chicamocha
A mitad de recorrido
Bordeamos Susacón, ya bajo las montañas...
... y continuamos subiendo entre eucaliptus...
... para entrar a los últimos 10 kilómetros
La carretera se va adentrando en las montañas...


... para encarar la parte final
Amplia vista por encima de los 3000 metros
A nuestra espalda las montañas boyacenses y el valle ascendido
En los metros finales la carretera se encajona sobre el desfiladero...
... para alcanzar poco después el punto más alto del recorrido
La carretera continúa y atraviesa el hermoso valle de Tutazá

1 comentario:

  1. Lindo recorrido, sería interesante hacer la medición desde las afueras de Capitanejo hasta el mismo alto reseñado.

    Muchas gracias por la altimetría.

    ResponderEliminar