19 junio 2009

Boquerón de Chipaque, un puerto “alpino” a las puertas de Bogotá

Los kilómetros finales son espectaculares y sin tráfico
Existen puertos que, por la amplitud y buen estado de la carretera, no parecen tener números terroríficos. Este es el caso del Boquerón de Chipaque. Por ser una vía que en momentos se convierte en doble calzada, con herraduras amplias de un radio de más de cien metros, uno tiende a pensar que las piernas no sufrirán con más de un 6%, máximo un 7% en algún punto. Craso error: casi diez medidas kilométricas de la altimetría están por encima del 7%, incluyendo un kilómetro entero al 9,2%.

El puerto se inicia suave en un parador con numerosos restaurantes, al lado de una entrada por el oriente al pueblo Cáqueza (¡Son dos kilómetros a más del 11% de media; con un tramo de un kilómetro al 13%!). Quesos, frituras y dulces de leche sirven para un último aprovisionamiento. Los primeros 4 kilómetros no hacen sino hacernos creer que lo que se viene no es nada del otro mundo. Luego de dos tramos al 6% y de largos descansos llega la sorpresa. Lo que desde el carro parecía la típica pendiente colombiana entre el 5 y 6%, resulta que nos recibe a casi el 9% sostenido.
Desde el kilómetro 10 hasta la cima son casi 18 kilómetros al 7,2% de pendiente promedio. Primero un tramo de 4 kilómetros al 8% nos causa alegría porque sabemos que la altimetría saldrá espectacular. Pero luego nos preocupa porque sabemos también que es un puerto extenso que termina por encima de los 3000 metros. Un par de kilómetros de descanso entre el 5 y 6% y afrontamos un poco mas de 4 kilómetros por encima del 7%. En el kilómetro 17.5 pasamos por las afueras del pueblo que da nombre al Boquerón: Chipaque. 
Pasado el kilómetro 20 de ascensión tomamos el desvío de la derecha y cruzamos el peaje (por el exterior para que no nos cobren) para entrar en la carretera vieja del Boquerón. A partir de aquí el puerto es nuestro, pues el tráfico desaparece por completo. Se viene la parte dura del Boquerón: casi 3 kilómetros al 8,7%, incluyendo un tramo de un kilómetro al 9,2%, y varias rampas del 11, 13 y 14%. Por suerte los últimos 5 kilómetros suavizan a casi el 7%, con un par de descansos que agradecemos. La carretera es preciosa; estrecha, llena de curvas y contracurvas. Tras la última herradura a izquierdas solo nos queda disfrutar estos 600 metros que faltan mientras nos felicitamos por haber culminado una ascensión durísima y bella al mismo tiempo. 
El Boquerón de Chipaque es un puerto de Categoría Especial que en cifras y coeficiente de dificultad APM recuerda mucho a las largas subidas de los Alpes franceses como los famosos cols de La Madeleine, La Bonette o Mont Ventoux. Sin pendientes brutales de dos dígitos pero que por lo largo, la altitud y la pendiente promedio harían explotar cualquier carrera. Más aún en Colombia, donde todavía se corre para ganar por minutadas.
En la entrada principal a Cáqueza aún nos faltan 24km.
Un curioso tramo "enladrillado"
En la primera parte la carretera es amplia y excelente
Al fondo comienza un km. a casi el 9%
En los últimos 7km. entramos en la carretera vieja...
... con varias rampas que se agarran
Encima de nuestras cabezas se adivina el collado de paso
El puerto se hace largo
Coronando la cima del Boquerón de Chipaque

3 comentarios:

  1. Me fascina este puerto. Lo hago desde Chipaque y también por el otro lado desde Usme por una carretera llamada la Requelina de Usme. Apto completamente para ir con bici de ruta.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/8/16 12:52

    Una ruta de entrenaminto excelente

    ResponderEliminar
  3. Gracias a su información me animé a hacer 118 km entre Soacha Cáqueza Soacha, excelente ejercicio que me exigió al máximo. A mis 69 años la etapa más dura y la satisfacción más grande al lograrlo.

    ResponderEliminar